miércoles, 6 de octubre de 2010

Canarias hoy necesita más “Secundinos”. Escrito por Ruymán Henríquez

A continuación reproducimos un documento escrito por nuestro compañero Ruymán Henríquez.

Secundino Delgado, procer de la patria, símbolo del orgullo, la tenacidad y el espíritu de brega del Pueblo Canario. Su obra y vida marcaron el renacer moderno de un pueblo de noble abolengo que yacía en un profundo y largo letargo. Un canario vital para la historia de nuestro pueblo y que sin embargo paradojas del destino es aun hoy un gran desconocido para el mismo. Hoy nos reunimos para rendir tributo a su figura pero no sin perder de vista que el mayor de los honores que los canarios y canarias podemos brindarle es continuar la brega por nuestra libertad e independencia y alumbrar el nacimiento de la Canarias Libre con la que soñó durante su luminosa existencia.
Secundino representa el resurgimiento de la dignidad y el orgullo dormido de nuestro pueblo. Fue la figura política mas significativa de toda una generación de canarios y canarias que se atrevieron a empezar a romper las cadenas que aún hoy amordazan a nuestro pueblo, que decidieron ser valientes donde otros optaron por la cobardía, que levantaron la vista con noble altivez frente a quienes de forma ruin les trataban de con una vileza realmente mezquina, unos canarios y canarias que recuperaron el ancestral legado de nuestros antepasados guanches y que nos demostraron que debíamos lucir con orgullo nuestra proverbial identidad y que con fuerzas renovadas debíamos adentrarnos en la modernidad en libertad. Cuando rendimos honor a la figura de Secundino Delgado también lo hacemos a todos esos canarios que siguieron y aún hoy siguen su ejemplo.
En medio de una época de profunda crisis económica y brutales e hirientes desigualdades sociales que atenaza y martirizan a nuestro sufrido pueblo, el cariz de incansable luchador contra las desigualdades que representa Secundino debe ser hoy una guía ineludible para cualquier nacionalista canario. La defensa y protección de los más desfavorecidos, la ineludible solidaridad entre los canarios y la apuesta sin fisuras por un desarrollo que respete nuestro entorno natural y humano, son valores que deben de forma univoca definir al nacionalismo canario. No podemos construir un pueblo prospero, unido y fuerte si dejamos que el germen de la pobreza, la desigualdad extrema y la falta de oportunidades configuren el día a día de nuestra nación, Canarias. Es por ello que para poder dar pasos hacia el futuro que debemos de aprender de las lecciones que en el pasado, Secundino Delgado y otros buenos canarios y canarias nos dejaron como legado, la creencia en nuestro pueblo y en sus potencialidades es un hecho que definió ayer y define hoy al canario libertario.
Durante su ejemplar periplo vital, Secundino Delgado tuvo que hacer frente a la irracionalidad y brutalidad española, representada en Weyler, un siniestro personaje al que al igual que muchos otros de tan funesta trayectoria aun hoy en Canarias para vergüenza y escarnio de nuestro pueblo se les rinde los honores que deberían corresponder sólo para los héroes de nuestro pueblo. El Weyler de hoy va más allá de la mera figura física, esta compuesto por un engranaje político y mediático destinado a socavar nuestros mas elementales derechos colectivos e individuales. Hoy sufrimos la dictadura del pensamiento políticamente correcto, que en Canarias es aplicada con nefasta eficacia por los medios de desinformación que neblinan y distraen la capacidad de reflexión de nuestro pueblo. Por una mayoría de agentes políticos que censuran todo aquello que no este acorde con sus acomodados y aburguesados planteamientos y con los lúgubres dictados de la “biblia” de un estado extranjero de dudosos principios democráticos al que siguen con enfermiza y vergonzante devoción, en contra de los intereses de esta nuestra autentica y verdadera nación, Canarias. Pero al igual que Weyler perdió su batalla ante Secundino, también sucumbirá el enrevesado maremágnum que los servidores de la españolidad despliegan ante nosotros, los canarios, al igual que la férrea determinación de Secundino no pudo ser quebrada por la violencia inusitada de los descendientes de la Corona Castellana, nuestra voluntad permanecerá inalterable, hasta que el alba de la independencia alumbre a nuestra patria.
No podemos terminar de repasar la vida y obra del padre del nacionalismo canario, sin recordar su internacionalismo legendario. Secundino Delgado haciendo honor a sus valores nacionalistas y libertarios vivió la emancipación de los últimos estados americanos, convivió con las comunidades canarias en el exterior, internacionalizo el problema colonial canario. Hoy en día la esfera de la lucha por la emancipación y liberación nacional ha pasado de América al viejo continente europeo donde multitud de pueblos del norte al sur, del oeste al este de Europa alzan sus voces en busca de justicia y soberanía, en este contexto los nacionalistas canarios tenemos una obligación ineludible por llevar la situación colonial canaria a los foros internacionales y de apoyar a todo aquel pueblo que al igual que nosotros luche por su legitima libertad. Ese mismo internacionalismo nos debe llevar a volver a reencontrarnos con África, la cuna de nuestros ancestros, el continente en cuyo espacio geográfico nos desarrollamos como pueblo, ese continente al cual no podemos darle la espaldas y que acoge al unisono nuestro pasado y nuestro futuro, nuestra atlanticidad implica retos y oportunidades que debemos abordar sin temor ni intranquilidad, abramos al mundo nuestro ser e identidad.
A los jóvenes nacionalistas canarios nos quieren domar, la incansable y hostigante espada del inmovilista “aparato” del “partido” nos quiere uniformar y alienar. Quieren suprimir nuestra combatividad, quieren implantarnos el germen del miedo y de la pasividad. Quieren en definitiva castrar al guanche impetuoso que por nuestras venas fluye en libertad. Frente a ello debemos reivindicar con bravura y férrea convicción sin par, que no pensamos renunciar a nuestra noble, sana y necesaria rebeldía, que no pensamos caer en la brega hasta expirar nuestro último aliento vital, que no nos pueden someter y subyugar pues nacimos para alcanzar nuestra soberanía nacional. Canarias hoy más que nunca necesita más “Secundinos” necesita que los jóvenes sigamos su ejemplo , que no desfallezcamos ni flaqueemos y sigamos firmes ante las adversidades que debamos afrontar junto a nuestro pueblo. el futuro, la soberanía de nuestra patria no son un sueño, son una realidad cercana que vamos a alcanzar, blandamos nuestras enseñas nacionales canarias y lancemos a los alisios nuestro grito de libertad “Viva Canarias Libre”

No hay comentarios:

Publicar un comentario