lunes, 8 de octubre de 2012

100 años sin Secundino Delgado.


Intervención de Aureliano Francisco Santiago Castellano, en representación de Nueva Canarias - Telde, en el acto de homenaje con motivo del 145 aniversario del nacimiento de Secundino Delgado.

  
   Secundino Delgado, prócer de tus hijos Darwin y Lila, de tu familia, insigne de los canarios, me dirijo a ti una vez más, en esta tu humilde morada teldense, y a todos los que aquí nos congregamos, porque el imaginario canario se resiste a olvidarse, porque dejarte entre renglones es para nuestro pueblo, para nuestro país, para nuestra nación perderse, por ello y por quinta vez, te visitamos, nos visitamos.
   Hoy, no te traigo buenas noticias, y me pesa, pues fui regidor y aunque sigo en la pelea de tu maravillosa quimera, no puedo más que decirte, que estos momentos que nos están tocando vivir son tiempos tuyos, muy alejados de tus sueños, hoy estamos en una nueva Restauración Política, una Restauración Política que imita a aquella que persiguió y trunco un maravilloso proyecto de vida personal y social, el tuyo.
   Si, Secundino, te tengo que comunicar que el tiempo de hoy se emponzoña de nuevo de reacción conservadora, la reconcentración de Weyler se reencarna ahora en la recentralización de Rajoy, las aglomeraciones de campesinos en poblados cercados, en la idea de matar la libertad, es hoy, ahora, los recortes a la sociedad y al espíritu de la diferencia que tiene a las mujeres y a los hombres en toda su complejidad como eje de sus acciones.
   La misma hambruna, las mismas enfermedades, las mismas condiciones de salubridad, el mismo analfabetismo, la misma intención de diezmar la población, el mismo futuro de mortandad, que combatiste, nos lo quieren imponer ahora este neocolonialismo conservador, y como si de una pesadilla se tratase, tantos años de lucha y sufrimiento de nuestro pueblo se desvanecen ante tanta cerrazón y oscurantismo. Pero no sientas desamparo, como manifestaste en el número 2 de El Guanche “toca esgrimir los derechos, y ante quien lo quiere robar, rebelarse, pues ese derecho solo le corresponde al pueblo”. 
   Como te he dicho son fechas señaladas de reacción política, que nos cogen con el paso cambiado en lo social, pues hemos dormido sobre la creencia de que no peligraban los derechos que tanto sudor y sangre ha costado a nuestras gentes, y en lo político, pues, todavía no hemos superado el discurso de la discordia entre islas y de entre todos aquellos que amamos a esta tierra; pero, también te tengo que decir, que los nacionalistas de hoy sabemos que tenemos el deber de rebelarnos de no admitir ni un solo paso más hacia atrás, y es más, tenemos la obligación de armarnos  ideológicamente y no tan solo demandar el peso de lo social frente a este individualismo depredador que nos quieren imponer, sino de reivindicar con más fuerza que nunca, que nuestra nación canaria no es un cromo de intercambio de la oligarquía española y europea.
   Sé que me contestarías, con esa energía tuya que trasciende los tiempos, que mejor sería, pues de no ser así, de no posicionarnos poderosamente frente a tanta ignominia, de no desmontar esta gran mentira conservadora, de no esgrimir que hay otra alternativa para nuestra nación canaria, ninguno de los que estamos aquí, de todos los que componen la familia del nacionalismo canario, podremos ya mirar a la cara a nuestro pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario