miércoles, 2 de marzo de 2011

SECUNDINO DELGADO: ¿ARRESTADO O SECUESTRADO?.

Por Jorge Pulido Santana.


    Este 2 de marzo se conmemoró el 109 aniversario del “arresto” de Secundino Delgado en su residencia de Arafo, los cargos derivaban de la explosión ocurrida el 28 de abril de 1896 en la Capitanía General de La Habana, siendo máxima autoridad de la isla, Valeriano Weyler, en primera instancia Weyler para evitar el ridículo que supondría la introducción de un artefacto de dinamita hasta los mismísimos baños de la Capitanía se inventó una más que extraña versión en la que se sostenía que la explosión fue causada por los gases acumulados en la fosa de las letrinas del Edificio, que habían podido detonar al contacto con los carburos de las cañerías del gas. Pues al descubrirse la estratagema de Weyler sus capacidades quedaron verdaderamente en entredicho, falta de seguridad en el edificio, invención de hechos y posiblemente la que no olvidó jamás, el edificio con más solera de la isla, muestra del poder militar de España, absolutamente lleno de excrementos. Esta es la situación de partida por la que Weyler, 6 años después manda a detener a Secundino aún a sabiendas que la causa había sido sobreseída en virtud del Tratado de paz celebrado entre España y los Estados Unidos en diciembre de 1898, otra 2 cuestiones importantes eran que Secundino no se encontraba en Cuba por las fechas en la que tuvo lugar la explosión y que Ceferino Vega, principal encausado por el hecho, manifestó claramente en la ratificación de su declaración que el constructor del artefacto no había sido Secundino Delgado, de hecho como ya he expuesto en otros documentos Secundino fue indemnizado por este hecho.

      Bueno esto nos sitúa un poco en los motivos de la detención pero también es digno de recordar y afortunadamente poseemos 2 textos de Secundino en los que expone sus impresiones y sentimientos en ese momento, este año me inclino por presentarles la versión ofrecida en el relato corto “Alegrías y Penas” publicado en el periódico “El Obrero” el 18 de octubre de 1902:

   “Un roce ténue, como el de una pluma, me abrió los ojos. Era Lila que me besó y ahora, sentada en mi lecho, reía á carcajadas frescas y sonoras.
   -Vístete- me decía- para que veas mis palomas mensajeras con sus pichones, la gallina con sus pollitos, la pata en sus huevos…. ¡anda, anda pronto! ….
  -Bueno: cuando salgas me vestiré-la díje acariciándola.
   Saltó como una gacela y desapareció cantando:
   “Aguila que vas volando dame una pluma….!
   Por la ventana abierta, veía un cacho de cielo, rojo por la luz de la Aurora. Y frente á mí, alzábase, perforando con su pico las altas nubes, el majestuoso Teide. Cubríalo una túnica blanca y refulgente como el cristal, y á sus reflejos yo soñaba despierto en su historia pasada.
   Hallábame sumido en aquella contemplación estética, cuando entró mi hija como ciclón, diciendo á borbotones:-Pápa, ahí están dos hombres disfrazados y con sombreros de tres picos preguntando por ti. 
   Levántate enseguida y ven…. ¿oyes?....
   Al poco rato fui. Me encontré dos guardias civiles que arrebataron mi libertad….
   Interrogué al cielo…. ¡Cuán bello é impasible le encontré ese día!
    Los inocentes se acurrucaron en las enaguas de la madre como polluelos á la vista cercana de dos milanos.
   Y á mi memoria acudieron estas palabras de un filósofo: “semejante á los carneros que juegan en el prado, mientras con la mirada el carnicero elije entre el rebaño, nosotros no sabemos, en nuestros días felices, que desastre nos preparan, precisamente en aquella hora; calumnia, persecución, martirio, etc.”
    -¡Eh, vamos!-dije á los guardias-y salí de mi casa, entre maüsers, con la sonrisa en los labios que produce the joyol of grief…..

No hay comentarios:

Publicar un comentario